Cebo de campo

Cebo de campo

El jamón ibérico de cebo de campo o la paletilla ibérica de cebo de campo son los grandes desconocidos entre las clases de jamones ibéricos que existen. Esta ha sido una clasificación reciente, que ha convertido en Cebo de Campo Ibérico lo que antes era denominado recebo.

cebo de campo

Esta categoria se encuentra por debajo de la categoria de bellota, y varian temas como el lugar donde es criado, el porcentaje de pureza del animal del que procede y la alimentación que tien el cerdo a lo largo de su vida.

Existen varias clases de Jamones y paletillas ibéricas en el mercado actual según denominación:

      El jamón o paletilla de cebo de campo.
      El jamón o paletilla de cebo.
      El jamón o paletilla de bellota.

Entre estas tres variedades existen distinciones básicas, definidas por la alimentación y localización del animal durante su vida.

No existen cebo de campo 100% ibéricos, pero tampoco existen piezas que sean cebo de campo y que tenga menos de un 50% de pureza, hecho que genera una pieza de una calidad excelente para todos los paladares y que hará de ese jamón o paletilla, un espectáculo sin igual.

Las existencias de jamones ibéricos de bellotas han disminuido estos años, y el cebo de campo ibérico está en su auge.

De las tres categorías de piezas ibéricas que hay, la pieza de cebo de campo ibérico es sin duda la que mejor relación calidad precio tiene. Por lo que sin duda es la opción que todo consumidor de clase media ha de querer adquirir.

Los ejemplares categorizados como cebo de campo, son unos cerdos que se crían a partir de piensos, y que viven en periodos de montanera en las dehesas al aire libre, a diferencia de otras categorías de jamón que no cumplen estas especificaciones.

El tema de que estos animales sean criados al aire libre, hace que se alimenten con bellotas en los periodos que estas existen, por lo que se producen unas piezas de calidad excelentes de cebo de campo, que no dejaran indiferente a nadie.

La temperatura óptima para el cebo de campo se encuentra entre 18 grados y 24 grados.

Cortar un jamón ibérico de cebo de campo no supone ninguna dificultad, pero se ha de seguir una serie de pasos fundamentales:

1- Colocar el jamón ibérico de cebo de campo con la pezuña hacia abajo en un buen soporte jamonero que tenga una buena fijación y permita que tenga una postura muy cómoda y segura para un corte adecuado.

Se inicia el corte por lo que es llamado contramaza o babilla.

2- Utilizar un cuchillo de hoja ancha para retirar la corteza y grasa de cobertura del jamón o paletilla de cebo de campo. Una vez retirada la grasa de cobertura se tiene que comenzar a retirar lonchas pequeñas y delgadas, siempre han de ser en el mismo sentido y dirección del corte inicial.

Se han de hace cortes desde las partes del jarrete o codillo, hasta la zona de la cadera del jamón de cebo de campo.

3- Después de gastar esa zona, le daremos la vuelta al jamón de cebo campo, quitando la corteza de esa parte para así proceder a cortar la maza y la contramaza.

4- Cuando se llegue a la cadera, se ha de hace una incisión alrededor del hueso de la pieza para facilitar que se puedan cortar las lonchas de la pieza de cebo de campo.

Sírvelo y disfruta de tu pieza, de la cual no te podrás decepcionar.

Las partes que conformar el cebo de campo se comprenden entre jarrete, caña, codillo, maza, contramaza, hueso coxal, cadera y culata.

Los jamones ibéricos son perfectos para disfrutar todo el año pero hay una época en que saben mejor, en la navidad, época por excelencia del disfrute de este manjar propio de la gastronomía española.

Porque son un regalo original y sorprendente.

Porque son ideales para compartir entre los seres queridos y porque las fiestas que son especiales del año tienen que tener un plato enorme de cebo de campo ibérico.

En el jamón o paletilla de cebo encontramos un jamón con una calidad muy superior a la de los jamones “blancos” pero que es ligeramente inferior a la de la paletilla de cebo de campo o la de jamón ibérico de bellota. Su precio también es bastante menor a estos dos últimos siendo la pieza más económica de las tres.

En el jamón o paletilla de cebo de campo encontramos un jamón con una calidad muy superior a la de los jamones “blancos”, superior a la de la paletilla de cebo y que realmente poco se diferencia su sabor y calidad respecto a la del de jamón ibérico de bellota.

Esto es debido por una simple razón, que mucha gente desconoce.

El jamón o paletilla de cebo de campo, también es alimentado durante su vida por bellota en los periodos en los que esta está disponible, un hecho desconocido que le hace ganar en calidad si tener un precio excesivo, asequible para todos los bolsillos que quieran tener un producto de una calidad enorme en sus hogares y que no va a dejar indiferente ni a los paladares más exigentes.

Su precio también es bastante menor al de las piezas de ibérico de bellota puro.

Por lo que nos encontramos con una pieza con la relación calidad precio más adecuada para todos los públicos y que va a proporcionar a sus platos un toque de excelencia único de nuestra gastronomía.